martes, 10 de noviembre de 2015

Afortunado accidente

Sobre la mesa del despacho del comisario se extendían las fotos de la escena del crimen. El cuerpo de la joven prostituta, destrozado sobre el asfalto, se exhibía en toda su cruda y cubista desnudez. El informe del forense, abierto sobre las fotos, establecía como causa de la muerte un fuerte golpe en la nuca, no se podía determinar si había sido anterior o provocado por la caída desde el noveno piso.
El comisario apartó el informe y fijó su atención en la imagen tomada en la habitación: la ventana abierta, la loción derramada por el suelo… unos pies descalzos bien podían haber resbalado, precipitándose al vacío. Un desafortunado accidente, decidió, recogiendo todo para dar carpetazo al asunto.
Antes de volver a casa, quemó la carta que la chica había estado escribiendo a su esposa y limpió por enésima vez la culata de la pistola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada