jueves, 2 de abril de 2015

Un maldito soneto mentiroso

No penséis que desdeño su gran arte,

mas la vida me quema las entrañas

y horas pierdo buscando entre marañas

de estos versos, si lucho por rimarte.

Ya quizás no es opción el que yo me harte

del malvado soneto, pues me engañas:

¨No te harán los tercetos mil migrañas

si de buenos cuartetos creas baluarte¨

¡Ay, la rima pervierte mi buen juicio!

Encontré mal perdida mi vigilia

creando, triste este encargo, vil indicio

de tu engaño, y nadie me auxilia.

Me rebelo al penúltimo y a ti, rima,

mi corsé opresor, yo, te asesino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada