miércoles, 7 de octubre de 2015

Instrucciones para olvidar

Lo primero es recordar. Recordarlo todo, hasta que la memoria desborde como un pantano muy lleno. Entonces, se abren las compuertas y se deja que el agua lo arrastre todo al exterior.
Si cuando terminamos aún quedan recuerdos que no se quieren conservar, lo mejor es dar una capa de pintura sobre todo. Iniciar con el negro y, cuando esté bien seca, pintar de blanco. Queda sobre los recuerdos una capa gris, como la niebla cerca del mar, que creará una cierta indiferencia hacia ellos.
Por último, en este lienzo habrá que ir pintando nuevos recuerdos, se recomienda hacerlo con pincel y pinturas a estrenar, para no cometer los mismos errores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada